ARCHIVOS  C E I F A C   

          CENTRO DE ESTUDIO E INVESTIGACIÓN DE FENÓMENOS ANÓMALOS  DE CHILE  .  

Inicio Página Archivos IX región  Archivos Ceifacs

"Caso flotilla ovni en cerro Ñielol, 1989"

Recopilación: Victor Toloza
CEIFAC Temuco
Fuente: Diario Austral de Temuco
Fecha: 29 de octubre de 1989



Esta Madrugada
Ocho “platillos voladores”
OVNIs aparecieron sobre el cerro Ñielol y en formación se desplazaron hacia el sur.


TEMUCO.- La aparición de doce OVNIs que desplazaron en forma ascendente de norte a sur, revelaron aterrados lectores a nuestro diario en la madrugada de hoy, mediante continuos llamados telefónicos.

Todos coincidieron en señalar que los Objetos Voladores No Identificados, surgieron por sobre el cerro Ñielol a las 0.15 horas. Lo hicieron en formación de uno, cuatro, cuatro, dos y al final uno. Volaban a gran velocidad y a medida que avanzaban iban tomando mayor altura, hasta perderse de vista más al sur de Padre las Casas, pero manteniendo siempre la formación en escuadrilla.

El primer llamado indico que un grupo de ocho amigos se encontraban en el patio interior de una casa ubicada al comenzar calle Manuel Bulnes, cuando a la distancia escucharon unos disparos de arma de fuego, justo en los momentos que aparecieron los OVNIs.

El informante añadió que el grupo de amigos quedó aterrado y nadie pudo reaccionar sino hasta después de “recuperar la calma”.

Explicó que los disparos seguramente fueron efectuados por algún guardia de las torres instaladas en el Ñielol, que usó su metralleta al advertir la presencia de estos extraños objetos

Estas declaraciones coinciden con las recibidas después por periodistas de este diario, donde también se mencionó la presencia de doce “platillos”, del vuelo ascendente, de la velocidad cada vez mayor y de haberse perdido de vista más al sur de Padre las Casas.
Asimismo nuestros informantes manifestaron que “eran unas osas que radiaban mucha luz”. No coincidieron, sin embargo, a opinar sobre el tamaños de los OVNIs. Algunos respondieron que “eran del porte de una tremenda estrella”, otro que a la distancia, parecía pelotas de tenis. Hubo también aquellos que no se inclinaron por ninguna de las dos versiones. Solo se limitaron a señalar que: “el susto fue superior a pensar en hacer cálculos”.
 

 


Anexo: recreación esquemática del avistamiento en el cerro Ñielol



Copyright ©  CEIFAC